Estudio: Es menos probable que los terapeutas, las parejas y las familias de pacientes de Medicaid continúen con la teleterapia

[ad_1]

Los terapeutas que atienden a pacientes en grupos de nivel socioeconómico más bajo, así como a parejas y familias, tienen menos probabilidades de continuar con la teleterapia después de la pandemia de COVID-19. según un estudio publicado en JMIR.

El estudio preguntó a los profesionales de la salud mental que actualmente usan la telesalud entre enero y abril del año pasado sobre sus prácticas, experiencias de cambio y uso de la teleterapia, y las características de sus clientes. Respondieron un total de 114 terapeutas en 27 estados, y menos de la mitad informó que usaba la telesalud antes de la pandemia.

Los investigadores encontraron que los terapeutas que tenían un mayor porcentaje de pacientes en áreas rurales, clientes más jóvenes y mayores, pacientes con Medicare y clientes con identidades religiosas y de género marginadas tenían más probabilidades de continuar usando la terapia después de la pandemia.

"Los hallazgos del estudio sugieren que, si bien es más probable que algunos grupos de clientes sigan beneficiándose de la teleterapia, los grupos vulnerables, como los de condiciones socioeconómicas más bajas, los beneficiarios de Medicaid y los que buscan terapia de pareja y familiar, tendrían menos probabilidades de ser servido. a través de esto”, escribieron los autores del estudio.

"Estas diferencias indican la necesidad de abordar los factores que causan disparidades en la atención de telesalud, como el acceso a la tecnología, problemas de vivienda y cuidado de niños, y la necesidad de educación continua de profesionales con licencia".

POR QUÉ ES IMPORTANTE

Los investigadores señalaron que se necesitan más estudios con diferentes muestras, ya que los participantes pueden ser autoseleccionados para participar y es posible que sus experiencias no se apliquen a todos los terapeutas en todo el país.

RELACIONADOS:  Medicare desperdició 1.900 millones de dólares en un año: estudio

Pero dicen que su estudio destaca posibles barreras estructurales para acceder a la teleterapia para grupos desfavorecidos. Debido a que la cobertura de teleterapia de Medicaid y Medicare comenzó al mismo tiempo, es posible que los clientes de Medicaid no tengan recursos como tecnología o acceso a Internet, o que los programas no respalden los programas estatales y locales.

Los investigadores sugieren terapeutas de trabajo Las parejas y las familias pueden necesitar más capacitación para usar la teleterapia de manera efectiva con sus clientes, y reducir los conflictos y manejar múltiples clientes puede ser más difícil cuando se trabaja virtualmente.

"Dado que la pandemia ha afectado de manera desproporcionada a las personas con recursos insuficientes, la disminución del uso de la teleterapia con personas con un nivel socioeconómico más bajo sugiere que si no se abordan los problemas estructurales de accesibilidad, los grupos vulnerables pueden quedarse atrás", escribió.

LA MAYOR TENDENCIA

Aunque el uso de la telesalud ha disminuido desde picos pandémicosLos diagnósticos de salud mental aún representan el mayor porcentaje de las líneas de aplicación de telesalud, según Monitor mensual de telesalud regional de FAIR Health.

Otro estudió y informes observaron posibles diferencias en el uso de la atención virtual. Comité Nacional de Garantía de Calidad publicó un libro blanco El mes pasado, detalló los desafíos para una atención de telesalud óptima, incluida la falta de acceso a banda ancha, recursos para superar las barreras socioeconómicas y herramientas para personas con discapacidades de aprendizaje, intelectuales, físicas y cognitivas.

[ad_2]

Source link

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir